¿Qué es eso de la política?

El Cayapo

¿Por qué se habla tanto de la política, por qué se esconde tanto en la política, por qué los trabajadores no podemos hablar de política o políticamente en la fábrica, en la universidad, en la iglesia, en la escuela, en la familia? Si cada una de esas instituciones obedece a un diseño político, a un interés político, si cada una aplica esa política y todas son de origen político, ¿Cómo es que no podemos hablar de política? ¿Cómo es que la política es sucia? ¿No sirve para nada?

Tal y como decimos en los botiquines, donde a lo más que aspiramos, es a decir “mi política es: “si no trabajo no como”, o “yo con política no como, no vivo, no hago casa, no hago deporte, no compro carro”, o “la política es un fraude”, o “la política es un peo de gobierno, esas son vainas del gobierno”.

Pero resulta que, mundialmente, hay una política para vivienda, una política deportiva, una política agraria, militar, para el arte, familiar, para transporte, para comida. Todo está políticamente planificado. Entonces, ¿por qué se le tira tanto a la política? ¿Quiénes tienen interés en ese desprecio?

Por qué si la política fuera todo lo malo que se dice que es, cómo es que todos los planes políticos contra el hambre, a favor de la siembra, la cría, la salud, el deporte, la diseñan políticos organizados en instituciones estrictamente políticas, que obedecen a los intereses de los dueños de las corporaciones, que usan a estas instituciones como la UNESCO, la FAO, la FIFA, la ONU, la OMS, la OIT, el FMI, la OMC, el COI para su aplicación. ¿Cómo es que estos señores, tan bien pagados, y dedicados a la ejecución política, no son condenados?

Por el contrario, plazas, avenidas, bibliotecas, estadios, calles, patio e bolas, caminos, cruceros, dispensarios, llevan nombres de políticos. Entonces ¿por qué a nosotros los pobres, siempre se nos dijo, que la política era una maldición, que no era bueno ser político?

¿Cómo es que, si la política es lo que ha hecho la historia, es lo que ha construido culturas, es lo que ha dirigido el arte, los oficios y las religiones, a nosotros los pobres se nos enseñó a negarla, a odiarla, a no practicarla?

La respuesta a todas estas preguntas es simple, la política es de clase, son intereses de clase. La clase que hace política, manda, controla, ejerce, administra, decide, planifica, ordena. En este caso, los humanos, los dueños de la guerra, los amos del capitalismo.

Es por esto, que si los pobres no pensamos el diseño político que nos construirá como gente, siempre reproduciremos el diseño de otra clase y siempre estaremos bajo la política de los dueños que nos someten.

DESCARGA LOS LIBROS CAYAPEROS